Los Cardales: Campo, confort y diversión 

0
693

Los Cardales es una localidad centenaria que supo mantenerse moderna y que, por su cercanía con CABA, se convirtió en una excelente alternativa de fin de semana y también más. Descanso y buena gastronomía en un ambiente rural.

Fotos: IStock / Gentileza Sofitel Cardales.

Sobre el final del siglo XX, el auge llegó a Los Cardales de la mano de la construcción de elegantes barrios cerrados, confortables spas y afamados hoteles. El paisaje fue cambiando sensible y paulatinamente, para incluir a su rica historia y a sus bondades naturales una nueva imagen que contiene modernos paseos comerciales, espacios culturales, industrias, propuestas artesanales, hoteles de gran porte y, por supuesto, el campo.

Pero Los Cardales tiene una historia riquísima que va mucho más allá. En abril de 1902, se estableció la estación del Ferrocarril General Bartolomé Mitre, a metros de lo que es la actual de la localidad, que pertenece al Ramal Victoria-Capilla del Señor-Pergamino. El 26 de diciembre de aquel año, por una resolución del ministro Emilio Civit, se fundó la localidad con el nombre actual: no es preciso el origen de la denominación, aun cuando la leyenda más certera sea que proviene de la castellanización y adaptación del nombre de la estancia más importante de la época, The Thistle (El Cardo), que pertenecía a la acaudalada familia Keegan. 

Como tantas poblaciones, fue creciendo alrededor de la estación con el impulso que le otorgó la Parroquia Sagrada Familia, a menos de 200 metros. Más de doce décadas después, contiene una población de casi 6000 habitantes que se reparten en barrios abiertos y uno cerrado famoso.

Y, además, ofrece una serie de atractivos que son el producto de una minuciosa elaboración, a la vez que una prolongada y constante búsqueda de nuevas ofertas que atraigan y completen las expectativas de los turistas. Son multitudinarias las presentaciones turísticas ante la Fogata de San Juan, la fiesta deslumbrante de los vuelos en globo aerostático, la convocatoria de Autos Clásicos y de Sabores del Mundo, una estupenda feria gastronómica, entre otras. 

Pero hay más: los propios sitios históricos lugareños y una extensa variedad de estancias y rincones campestres, sus más que extensos espacios verdes, ideales para deleitarse con el sol y el aire puro, gozar con platos riquísimos y, si se prefiere, realizar extraordinarias cabalgatas o caminatas, o practicar deportes como fútbol, básquet, polo o golf, entre muchos otros. 

El Bar Di Yorio no solo ofrece una oferta gastronómica, sino también se trata de una aventura en el tiempo.

CON SELLO PROPIO

Son muy particulares los eventos que se generan en Los Cardales. Por caso, la Fogata de San Juan es una fiesta tradicional que suele convocar, cada 23 de junio, a miles de visitantes que disfrutan de la gran emoción que produce el rito de origen pagano de encender fuegos enormes, para quemar muñecos diseñados por los propios habitantes y así celebrar el solsticio de verano, un concepto astronómico que representa la cosecha, la abundancia y la fertilidad. Y que además se complementa con shows musicales, exposiciones y, como un detalle muy especial, degustaciones (de vinos y mucho más, como el tradicional chocolate caliente) y, en plena calle, las emblemáticas batatas calientes bien empapadas de cervezas artesanales. Es una gran fiesta que se parece en su forma y tradición a tantas otras del mundo, pero que, a su vez, cuenta con características que la hacen muy particular. Se realiza desde 1994: la tradicional fecha de alrededor del 23 de junio fue mutando en otras más cercanas a las épocas de temperatura más cálida.

También espectaculares y bellísimos son los espectáculos con los globos aerostáticos que se llevan a cabo en la hermosa área rural de la localidad. Impresiona observar esas redondeces, una y otra, decenas de ellas, multicolores, con sus formas y dimensiones, que se trasladan con extrema lentitud en el horizonte, sobre el cielo extremadamente azul y con las praderas de diferentes verdes. Para algunos se trata de turismo aventura, aunque en realidad también pueden tomarse como paseos increíbles, especiales para disfrutar de vistas maravillosas.

El encuentro de autos y motos clásicas es otra de las grandes atracciones de la localidad. Congrega a cientos de modelos antiguos, originales o modificados, todos restaurados y refaccionados de un modo deslumbrante. Se originó en el 2023, en la Plaza Mitre. Además de la expo que deleita a grandes y chicos, a tuercas y a no tan aficionados por los autos, se sumó el ya tradicional recorrido por la localidad, una especie de rally de regularidad muy particular, así como espontáneas competencias entre algunos de los participantes. La muestra suma un espacio en el que los dueños de las unidades explican a los visitantes las características de cada rodado y el proceso de restauración al que lo sometieron. Se trata de una exposición gratuita, un muy particular museo a cielo abierto de vehículos, que nació como una locura tuerca de algunos vecinos de la zona y se popularizó de tal manera que ahora congrega multitudes y se trata de un evento eminentemente familiar.

ENTRE BRINDIS 

Los Cardales ofrece algunos sitios históricos entrañables e imperdibles. Uno de ellos es el Bar Di Yorio, una edificación centenaria erigida en 1925. Ubicado a metros de la estación, camino a la parroquia, es un lugar emblemático que se mantiene vivo a pesar del tiempo. Don Alfino Di Yorio y doña Juana Basiglio sostuvieron ese local de alimentos caseros que rápidamente se convirtieron en el deleite de quienes paraban en la zona. Era, a su vez, un lugar destacado para viajeros y turistas. Un siglo no es poco tiempo, pero en el local se mantienen con nostalgia y con orgullo una gran cantidad de objetos históricos, como por ejemplo el primer televisor que llegó al pueblo, o el primer teléfono público del pueblo, que también se instaló en este bar. En un rincón se mantiene enhiesto y bien conservado el gran baúl con el que Alfino y Juana arribaron con sus ilusiones desde Italia. 

Sus herederos, los hermanos Alfredo y Alberto, muestran con enorme satisfacción este legado familiar y comunitario y muchas veces se sientan en las mesas antiguas de madera a relatar historias, leyendas y anécdotas… Y exhiben orgullosos cada detalle, cada remodelación que realizan para engalanar la edificación… 

Inclusive ofrece varias perlitas que llegaron con el correr de los años. Entre ellas, el despacho de helados artesanal, que cada verano se llena de niños (y también de grandes). O el último gran agregado: al comercio local, le adaptaron el subsuelo del predio para que sea apto para elaboración de cerveza artesanal.

Una cabalgata al atardecer o una caminata por el campo son solo algunas de las opciones que ofrece Los Cardales.

CELEBRIDADES 

Finalmente, cada 28 de diciembre tiene lugar una celebración que es mucho más que religiosa o para recordar la fundación de la ciudad: las Fiestas Patronales. Se la muestra así: “Los Cardales celebra su identidad, su historia y su orgullo, con sus habitantes felices de pertenecer a un pueblo más vivo que nunca”. Los festejos perduran desde el acto oficial y la misa matutina, y ya por la tarde, la muchedumbre se congrega en la Plaza Mitre ante diferentes artistas locales y visitantes de renombre.

Justamente, Los Cardales se enorgullece de sus 121 años de existencia formal y de algunas de sus celebridades. Juan Bautista Justo –médico, periodista, político, diputado y senador nacional, escritor argentino, fundador del Partido Socialista de Argentina, del periódico La Vanguardia y de la Cooperativa El Hogar Obrero– murió allí el 8 de enero de 1928. También Alfredo Di Stéfano, quien jugó en el club local más antiguo, el Unión Progresista, y con el tiempo llegó a ser el mejor futbolista del mundo en la década de los 60, o el folklorista Jorge Cafrune, quien como homenaje a José de San Martín, realizó una travesía desde su estancia en Los Cardales hasta Yapeyú, el 31 de enero de 1978. 

Se puede llegar desde Buenos Aires por la ruta 8 o por la 9, para conectar con la 6, que está a la vera del pueblo, equidistante de Campana y Luján, a 13 kilómetros de la cabecera del partido, a 18 de Escobar y a 70 de CABA. Incluye los barrios La Herradura, Las Lomadas, Los Cedros, Monteverde, Parque Natura, Barrio Parque San Jorge y Country Club Los Cardales. Una extensión verde excepcional para recorrer, disfrutar del aire puro y gozar de la naturaleza. Todo eso es Los Cardales. 

Los Cardales permite disfrutar de la naturaleza en familia. Son muchísimos los lugares adecuados.
Exaltación de la Cruz  

Don Sebastián Gaboto, en 1957, descubrió las tierras que posteriormente constituirían el Partido de Exaltación de la Cruz. Diego Nanni es el actual intendente. Si bien Capilla del Señor (la cabecera del partido), Los Cardales y Parada Robles son las urbanizaciones históricamente más reconocidas del partido, son 14 las que lo conforman. Las otras son Pavón, Arroyo de La Cruz, Parada Orlando, Parada Robles, El Remanso, Etchegoyen, Parada La Lata-La Loma, Diego Gaynor, Gobernador Andonaegui, Chenaut, Barrio Parque Sakura. Se trata de uno de los 135 partidos bonaerenses. Forma parte del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y se encuentra a 82 kilómetros. Con sus más de 42 mil habitantes, su frontera norte es Zárate y San Antonio de Areco; al noreste, Campana; al oeste, San Andrés de Giles; al sur, Luján; y al este, Pilar.

En la zona se pueden hallar lugares alucinantes donde el confort es prioridad. Por caso, en el Sofitel La Reserva.
Cinco estrellas 

Uno de los emprendimientos que le dio un extraordinario impulso a la zona es el Sofitel La Reserva Cardales, que se encuentra en el Km 61 de la Ruta Panamericana, sobre el río Luján. Ofrece alojamiento de cinco estrellas y acceso al lago de 20 hectáreas de extensión, campo de golf de 18 hoyos y muchos otros servicios, como amplias habitaciones y suites que cuentan con ambientes sofisticados, grandes ventanales y terrazas con vista al bosque, al lago y al campo de golf. El hotel cuenta con canchas de fútbol (en muchas ocasiones, equipos argentinos de Primera División realizan allí breves pretemporadas), canchas de tenis, sala de juegos, gimnasio, bolera, cuatro piscinas, entre otras alternativas, como la posibilidad de practicar deportes acuáticos (kayak en el lago, por caso) o relajarse en el spa del hotel.