HAMBURGUESA DE POLLO

0
239

Fotos: Fernando Giampieri (Estudio Mignone).

8 PORCIONES

1 H 20 MIN PREPARACIÓN 

Ingredientes:

 

  • 4 supremas de pollo deshuesadas
 

  • Sal a gusto
 

  • Aceite de oliva c/n

 

Cebolla caramelizada:

  • 6 cebollas 
 

  • Aceite de oliva c/n
 

  • Sal y pimienta a gusto

 

Tomates confitados:

 

  • 4 tomates perita
  • Aceite de oliva c/n
 

  • 1 diente de ajo
 

  • 2 briznas de tomillo fresco
 

  • Sal y pimienta a gusto

 

Mayonesa de hierbas y ajo:

 

  • 1 cabeza de ajo
 

  • 150 g de mayonesa
 

  • 50 g de queso crema
  • 1 cda. de hierbas picadas (tomillo, perejil, orégano)
 

  • Sal y pimienta a gusto
 

  • 1 cda. de ralladura de limón 

 

Para armar:

 

  • 200 g de queso dambo en fetas
  • 8 panes 
 

  • Lechuga c/n

 

Preparación:

Para las cebollas caramelizadas: cortar las cebollas en juliana y cocinar en una sartén o cacerola pequeña, con un poco de aceite, sal y pimienta, a fuego bajo por tiempo prolongado hasta que comiencen a tomar color dorado. Revolver de vez en cuando.

Para los tomates confitados: cortar los tomates en cuartos, poner en una placa con aceite de oliva, el ajo picado, el tomillo deshojado, sal y pimienta. Asar en horno bajo (150º) por aproximadamente 1 hora hasta que estén tiernos.

Para la mayonesa: envolver la cabeza de ajo en papel aluminio y asar en el horno.

Una vez blanda, extraer el puré y mezclar con el resto de los ingredientes.

Para hacer las hamburguesas: cortar el pollo en cubos chicos y formar 8 discos, dando forma lo más redonda posible y presionando bien. Enfriar.

Salar los discos de pollo, calentar una sartén con un poco de aceite y cocinar haciendo presión por arriba con una espátula para que queden bien compactos. Dorar de ambos lados. Poner el queso por encima.

Armar las hamburguesas en los panes untados con la mayonesa, las hojas de lechuga limpias, los tomates asados y las cebollas. 

 

TIP

Chips de batatas y papas para acompañar: lavar, secar y cortar en rodajas bien finitas 3 papas y 3 batatas. Freír en abundante aceite caliente hasta que estén crocantes y doradas. Retirar y escurrir sobre papel absorbente, salar.